viernes, 3 de julio de 2009

Second Life - Móntate tu propia película.

Mi interés por la psicología y por la ciencia ficción ha contribuido mucho a que los mundos virtuales me llamen considerablemente la atención. Ya he comentado por aquí alguna vez que en su momento estuve estudiando seriamente la conducta que desarrollamos en Internet y su diferencia con la que tenemos cara a cara.

En aquellos tiempos me interesaron las relaciones que se mantenían por
Chat, IRC, NetMeeting o sistemas similares.

Mis conclusiones fueron las que todos os podréis imaginar y que seguramente habréis experimentado. El anonimato implícito y la falta de contacto directo propicia que:

- Exista mayor desinhibición.

- Uno actúe como le gustaría ser y no como de verdad es, o por el contrario…

- Uno actúe como de verdad es pero no se atreve a demostrarlo en el contacto cara a cara.

- Estas condiciones (desinhibición, anonimato y actuar con una personalidad distinta a la habitual) favorecen un tipo de comunicación más “íntima”, pudiendo contar a perfectos desconocidos aspectos de nuestra vida que no conocen ni nuestros allegados.

- Todo ello favorece en ocasiones la creación de unos lazos afectivos en los que la imaginación juega un papel muy importante, ya que ella suple las informaciones de las que carecemos sobre nuestro interlocutor.

- Esto a veces lleva a “idealizar” a la otra persona llegándose a producir auténticos “
amores platónicos” que igual duran solamente hasta que se produce un encuentro cara a cara, momento en el que la realidad se sobrepone a la imaginación, confirmándose las expectativas o destruyéndose totalmente.

Más adelante se popularizó el empleo de “
webcams” como complemento en este tipo de contactos y la conjunción del anonimato con una cámara se convirtió en una mezcla explosiva, haciendo que mucha gente tuviese experiencias exhibicionistas y/o voyeur que jamás hubiese sospechado.

Evidentemente, todo esto que comento son casos que a veces se dan en gente que emplea Internet para conocer otras personas. No debemos confundir esta posibilidad que señalamos con las comunicaciones habituales que se desarrollan con familiares y amigos, en cuyo caso estas nuevas tecnologías sólo son una alternativa, más amplia y económica, al empleo del teléfono y no suelen tener las connotaciones que acabo de señalar, aunque todo contacto que no se desarrolla cara a cara presenta algún tipo de variaciones frente a la comunicación normal.

Teniendo en cuenta todo esto y movido por mi curiosidad, recientemente abrí una cuenta en
Second Life (SL). Un libro, “Dominio” de Gaspar López Torres del que hablé en mi otro blog, despertó mi interés por este mundo virtual.

Es algo bastante distinto a los sistemas más habituales de mensajería electrónica y chat, como puedan ser el
Messenger o FaceBook u otras redes sociales. En estos das una imagen más o menos real y compartes tus intereses con los amigos conectados.

En SL lo que predomina es la imaginación, un
Matrix de dibujos animados, en el las cosas que puedes hacer parecen no tener límite.

La primera vez que entras en este entorno te encuentras absolutamente perdido y ni pasando el tutorial obligatorio te aclaras demasiado. Naces con pinta de adolescente y vistiendo un uniforme que te marca como “novato”, que es como "
Linden Lab", la empresa creadora de este programa, te trae a este mundo virtual. Por lo menos no te dejan en pelotas como en el real, algo es algo.



Pero ello no te libra de sentirte un poco "bicho raro". Enseguida te das cuenta de que la gente con la que te cruzas, todos excepto tú, es absolutamente glamurosa. Las chicas unas con faldita corta y top, como si acabasen de salir de un “manga” (o de un bar de alterne), otras vestidas de princesas de un cuento de hadas y otras con unas escuetas pieles que parecen robadas del armario de Xena la guerrera. Pero bueno, todo eso es parte de la estética del lugar.

En los chicos encontré menos variación, la mayoría parecía que estaban preparados para entrar en alguna “disco” de moda en Ibiza. Aunque en definitiva todos parecían cortados por un mismo patrón, las chicas auténticas “Barbies” y los chicos sus respectivos novios “Ken”.


Así que lo primero que tienes que hacer es buscarte un
avatar, que es como se llaman los personajes de SL, que esté más de acuerdo con tus gustos y te aleje de la categoría apestada de “novato”. Para mí estuve buscando un muñequito, me gusta más que lo de avatar, más de acuerdo con mi aspecto físico. Dentro de mi modestia estoy bastante satisfecho con mi aspecto real, aunque sinceramente ya no tengo pinta de veinteañero. Pero… nada, misión imposible. De momento me he tenido que conformar con el tipo standard, aunque he procurado elegir algo no demasiado hortera. Además habría que ver qué pinta tienen esos muñequitos cuando lleguen a mi edad… que los treinta ya no los cumplo, ni los cuarenta, ni los…, bueno vamos a dejarlo.

Conseguido todo esto, que es una tontería pero lleva su tiempo, te empiezas a dar cuenta que estás en un mundo compuesto por multitud de islas, algunas públicas y otras privadas. Que si quieres afincarte te tienes que comprar o alquilar un terreno y que el dinero lo consigues trabajando (no se bien cómo) o transfiriendo efectivo real (que va a ser que no).

Aunque hay muchos recursos gratis que por lo menos para empezar ya van bien, hay gente que se saca un buen dinerito vendiendo sus creaciones aquí, que el diseño y el bricolaje están muy de moda en este mundillo.

Disponiendo de saldo en “lindens”, la moneda oficial de SL, puedes también comprar cosas más atractivas para el atuendo de tu muñequito, la decoración de tu casa, o ampliar tu negocio.

Con los recursos que puedes encontrar, además de decorarte, también puedes animarte y hacer que tu cara cambie de expresión, bailar al ritmo de la música o hacer prácticamente cualquier cosa que se te ocurra (eso también). Aunque para cada cosa tienes que aprender el procedimiento, que no siempre es del todo claro.

Manejar tantas opciones, requiere un proceso de aprendizaje, a veces complicado, aunque existen muchos sistemas de ayuda y enseñanza. Uno de ellos es el grupo
UniHispana que es una “universidad” que imparte cursos para prepararte para la vida en SL. Dan clases en aulas que simulan a las reales, en las que los asistentes se sientan y asisten a las explicaciones del profesor que emplea recursos tan normales como presentaciones en PowerPoint, proyecciones y cosas así. Además tienen una de las muchas emisoras de radio que se puede escuchar en SL y fuera de ella.

En definitiva, nos encontramos con un mundo virtual en el que se desarrollan todo tipo de actividades semejantes a las reales, en entornos muy trabajados e imaginativos, en los que te sorprende la precisión y el detalle con el que están construidos. Pero la verdad es que todo esto, según entras de novato te abruma y te da la sensación de que dominarlo todo te va a suponer un tiempo y un esfuerzo considerable, así que tienes la sensación de que eso no va contigo y que no dispones de tanto tiempo para perder.



De hecho eso es lo que me pasó a mí y estuve a punto de abandonar. Desistí de utilizar SL como medio de socialización y me dediqué a explorar los aspectos geográficos de ese mundo, igual que en ocasiones cuando practico turismo virtual con “Google Earth”. Así puedes llegar a parajes curiosísimos que a veces me sorprendían más que los reales, precisamente por la meticulosidad de su construcción virtual. Derroches de imaginación, en serio. Me encontré visitando chalets de ensueño en islas paradisíacas, palacios de cuento, castillos en ruinas, pilotando helicópteros, realizando viajes espaciales, buceando entre ruinas sumergidas o restos de naufragios. Bueno, la lista de actividades parece no tener fin.

Cuando llegas a un sitio nuevo te encuentras tan perdido como cualquier turista y haces lo mismo que ellos, preguntar. “¿Cómo se entra en ese sitio?”, “¿dónde puedo conseguir eso otro?”, etc. Así poco a poco vas obteniendo información y relacionándote con la gente que, como ha estado tan perdida como tú, te suele ayudar sin problemas, explicándote lo que está haciendo y llevándote a sitios que conoce y que le llaman la atención.



Un día te descubres tú ayudando a alguien y enseñándole algún sitio que te gusta. Percibes que ese alguien te mira como mirabas tú a los que encontrabas antes y te das cuenta de que ya estás integrado en la comunidad de SL, en la que todos los días aprendes cosas nuevas y enseñas algo nuevo a alguien.

Entonces es cuando le empiezas a sacar partido y a hacer las cosas que te gustan, sintiéndote con más ganas de intentar hacer aquellas cosas que te resultaban tan complicadas al principio.



En lo que a mí respecta, lo que me interesa es hablar con la gente sobre sus actividades en SL. Si para ellos es un juego o una forma de vida que puede sustituir a la real, porque bien mirado esto es lo más parecido Matrix que jamás he visto. Bien puede ocurrir que alguien se quede enganchado en este mundo paralelo. Como decía antes, aquí puedes ser como te gustaría ser o como de verdad eres y no te atreves a demostrar, en el fondo es lo mismo. Pero aquí, este aspecto es mucho más tangible que en un Chat, pues además puedes elegir el aspecto, gestos y los atuendos que más te gusten, haciendo que este mundo imaginario sea más atractivo que el real.

Ya la elección del apodo (nick) y el atuendo de cada personaje nos da una serie de pistas bastante interesantes sobre la personalidad de cada usuario, pues aunque parezca algo evidente, a veces olvidamos que detrás de cada avatar que vemos moviéndose en este mundo, hay un ser humano real que está aquí con sus propios motivos y objetivos.

En definitiva y como decía al principio, puedes acabar montándote tu propia película, que igual te gusta más que la vida que llevas, albergando incluso la esperanza de hacer de SL un sitio en el que establecerte también profesionalmente.

Hablando con unos y con otros me he encontrado diversos argumentos:

- Esto es básicamente un chat animado.

- Esto es un juego, sólo entro por pasar el rato y relacionarme.

- Mi vida real es muy monótona, me lo paso mejor aquí.

- Entro aquí para hacer las cosas que no hago en la vida real.

- Para mí esto es un negocio que puedo atender sin salir de casa y además me divierto mucho.



Siendo esta última opción la menos frecuente, pero con todo tenemos que admitir que SL es todo eso que nos han dicho y mucho más. Depende de cómo lo experimente cada uno y para unos es símplemente un chat y para otros una forma de vida. Entre esos dos límites puedes poner todas las opciones que imagines.

Con estos antecedentes me he decidido a sistematizar la investigación. En mi perfil de SL, accesible a todos los usuarios, explico lo que estoy haciendo y he desarrollado un cuestionario, anónimo, que mando a todos los interesados y que confío en que contesten en cantidad suficiente para obtener una muestra representativa, por lo menos de la población hispana de SL que es con la que me relaciono.



Las preguntas que incluyo están en un archivo que se puede descargar pulsando aquí. Si te interesa puedes contestarlo y mandarlo luego a la dirección que tengo habilitada para recibir esta información:






También he abierto un grupo en SL que se llama PSICOLOGIA VIRTUAL, en el que iremos comentando los resultados que entre todos vayamos obteniendo, aunque si sueles entrar en Second Life igual te encuentras con mi avatar, Rheim Runner, y se lo puedes contar en directo.

Saludos,



Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails